miércoles, 26 de marzo de 2008

Gilda

Este restaurante fue un descubrimiento aunque las experiencias que hemos tenido con él han sido muy opuestas. La primera vez que fuímos fue para el cumpleaños del Gabri y fue fantástico, estábamos casi solos, en un ambiente muy romántico con velitas y el servicio muy correcto.

En cambio la segunda vez que fuímos (para mi cumple) íbamos con muchas expectativas pero tuvimos la mala suerte de que nos sentaron al lado a un grupo de unos 8 quillos y chonis que además de fumar como carreteros montaron un escándalo tremendo, hasta el resto de comensales les mandaban callar...y bueno tuvimos la mala suerte de que esa noche nos atendió una chica que apenas comprendía el castellano y que además nos sirvió un coulant congelado y nos decía que es que el postre era así (al final el encargado nos pidió disculpas y nos dieron otro, fundido claro jeje). Así que supongo que con este sitio será cuestión de suerte!

Aquí los entrantes que pedimos la primera vez. Unas chistorritas del infierno con ensalada y unas patatas bravas de wasabi (super picantes).

Este fue el plato que me pedí yo la primera vez, creo recordar que eran unos farcellets de pasta rellenos de setas o de espárragos no me acuerdo la verdad, la salsa era de pera. Buff que mala memoria, eso sí, estaba muy rico. El Gabri pidió un plato de pasta con salsa de queso pero no me dió tiempo de hacer la foto:)

Este es el famoso coulant de chocolate de la discordia, la primera vez que lo pedímos estaba delicioso!!! Calentito y fundidito uuummm...

Aquí estoy yo el día de mí cumple, super feliz a pesar de los quillos y las chonis, porque el Gabri me preparó una celebración de cumpleaños que duró 3 días!!! A ver si sube un post él y os lo cuenta con detalle!!!

Los aperitivos de la segunda vez no nos convencieron mucho. Es pan de pita con diferentes variedades de hummus, pero estaba todo muy aceitoso...

El aperitivo que pidió la segunda vez el Gabri, eran champiñones con queso, pero no recuerdo que queso era, alguno fuerte porque yo no los probé...

Aquí lo que quedaba de mí segundo cuando me dí cuenta de que no le había hecho foto! Este si que estaba delicioso! Eran unas creppes de espinacas con salsa de queso, muy suavito!

Y esto es lo que nos dieron de sí las dos veces que fuimos al restaurante Gilda. Reservamos con descuento de Atrápalo y nos salió un 15% más barato.
Si os gusta la incertidumbre os podéis acercar, ya sabéis os puede ir genial o regulín!

1 comentario:

iris dijo...

Aún os pondrían coulants congelados del Macro... es que con los restaurantes nunca se sabe... tendrían que hacer un programa de cámaras ocultas en restaurantes!